Como hacer un mural a partir de una fotografía
Renovación y cambio. Si tienes una pared vacía y triste en tu casa con la que no sabes que hacer, puedes llenarla de luz, alegría y ligereza, sin meterte en obras, con un mural realizado a partir de una o varias fotografías. La clave está en los píxeles: cuántos más tenga, mejor será su calidad.

Ten en cuenta que la fotografía que vayas a elegir va a ser el eje en torno al cual girará el estilo de todo el espacio. Así que en primer lugar, escoge una imagen que te guste mucho y con una buena resolución para que a la hora de imprimirla se ajuste a la calidad deseada. También puedes optar por reparar fotos antiguas y con varias de ellas formar una dinámica composición en la pared.

¿Resultados artesanales o profesionales?

Una manera artesanal de realizarlo consistiría en abrir cada foto en un programa de retoque fotográfico e ir copiando, recortando y pegando sucesivas veces hasta alcanzar las medidas deseadas. Aunque el proceso parece sencillo, puede resultar tedioso y, en caso de no ser un experto, el resultado final chapucero.

Otra alternativa es recurrir a los profesionales de Globamatic, con los que podrás escanear y digitalizar fácilmente tus fotos e, incluso reparar fotos antiguas. Sus servicios incluyen también el retoque fotográfico con lo que las imágenes que elijas para transformar tus paredes gozarán de la más alta resolución, limpieza, y un brillo y color óptimos.

¿Cómo lo coloco?

Para una instalación correcta del mural necesitarás contar con distintas herramientas:

  • Regla.
  • Metro.
  • Nivel.
  • Cutter.
  • Escalera.
  • Esponja.
  • Un recipiente grande para sumergir las piezas en agua.
  • Forros de plásticos para proteger de las salpicaduras.

Una vez que tengas todas las tiras de tu fotomural solo queda distribuir las piezas por la pared. No olvides colocar primero la pieza central, utilizando para ello el nivel y marcando la línea de posición. Evita usar como referencia el techo ya que podría no estar correctamente nivelado.

Moja la esponja y el trozo de pared de la pieza que haya que colocar para facilitar el pegado. Sumerge también en agua durante 15 segundos la pieza del fotomural que corresponda. Es importante empapar bien toda la superficie por la parte del pegamento. Coloca de arriba abajo y sigue el mismo procedimiento con el resto de las piezas. ¡Te va a quedar de diez!

Share with your friends:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto_WS