Proceso de digitalización y escaneado de diapositivas y fotos antiguas
Actualmente, podemos inmortalizar nuestras vivencias siempre que lo deseamos. Solo tenemos que sacar nuestro teléfono inteligente del bolso o bolsillo y hacer una captura. Inmediatamente después, podemos compartir la imagen con nuestros amigos y familiares a través de las redes sociales y aplicaciones de mensajería, imprimirlas en un kiosko o estudio fotográfico y guardar una copia en la nube o en alguna unidad de almacenamiento.

Desde luego, eso no era posible hace años. Los preciados recuerdos de muchos se encuentran en materiales expuestos al deterioro debido a la humedad, la temperatura, la contaminación, la luz, los insectos, los roedores y otras amenazas.

Pero tenemos buenas noticias para ti. Las imágenes de las fotos y diapositivas antiguas no están condenadas a la extinción. Utilizando sofisticados equipos de digitalización de fotografías, se pueden escanear píxel a píxel. Se trata de un proceso minucioso que puede demorar varios minutos y que garantiza la preservación de todos los detalles.

Ahora bien, la integridad de una imagen no solo depende de la capacidades técnicas para realizar una copia rigurosa de la captura original. A menudo, hace falta recurrir a escáneres profesionales, a aplicaciones de digitalización y edición potentes y a personal experimentado que pueda eliminar los arañazos y manchas.

El escaneo profundo también detectará ruido en la imagen, una especie de grano que aparece sobre todo en las áreas más oscuras. Puede deberse a la presencia de minúsculas partículas de polvo en la superficie de los fotos y diapositivas antiguas o a que la captura original no fue muy nítida que digamos. Es un hecho que los equipos de antes no eran tan buenos como las cámaras modernas.

Pues bien, las herramientas de digitalización de fotografías más avanzadas cuentan con sistemas de reducción de ruido. La imagen digital podría lucir incluso más limpia y con mayor definición que la diapositiva o foto original en el tiempo en que fue tomada.

Los estudios fotográficos que se especializan en la restauración, también recortan los bordes y mejoran el contraste y los colores. Al final, se obtiene una imagen digital de gran calidad que se puede ver en cualquier dispositivo e imprimir en papel fotográfico.

Bien dicen que recordar es vivir y que una imagen vale más que mil palabras. Con la ayuda de los profesionales, podrás conservar y darle nueva vida a tu acervo fotográfico. Será como desenterrar un tesoro invaluable.

Share with your friends:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies